Cómo funciona una imprenta

La mayoría de los clientes que realizan un pedido en una imprenta, se preguntan, ¿cómo realmente funciona una imprenta? ¿Cómo son los procesos? ¿Qué es mejor, la impresión offset o digital? Sin ni siquiera saber en qué consiste cada una. En una entrada pasada ya explicamos cuál era la diferencia entre la impresión offset y la impresión digital. Pero hoy el tema es otro, y aunque hoy por hoy ambas impresiones son igual de buenas, y tiene resultados magníficos, la impresión offset es la más utilizada.

Cuando conoces cómo funciona una imprenta offset, quedas impresionado. Lo más básico para saber es que funciona con cuatro rodillos, de cuatro colores diferentes, que cogen tinta y manchan el papel en puntos tan tan pequeños, que el ojo humano no logra diferenciarlos. Y lo mejor de todo es que la velocidad a la que es realizado, no deja tiempo casi de entender bien el mecanismo.

 

 

El arte de mezclar cuatro colores

 

La impresión offset utiliza el modelo de color CMYK (cian, magenta, amarillo y negro) o también llamado cuatricromía. Como las planchas son monocromáticas, se crea una plancha por cada color a imprimir, y no hay que olvidar que hay un quinto color: el blanco del papel.

El uso de tan solo 4 colores hace más maravilloso aún la capacidad de descomposición en tantos porcentajes de color, casi cualquier color es alcanzable a través del modelo sustractivo de color, excepto colores “metal”, dorados, plateados y fluorescentes.  De esta manera, por ejemplo, si mezcla amarillo y cian, se produce el verde, magenta con cian da como resultado morado, amarillo con magenta da rojo, y la mezcla de los tres resulta un marrón tan oscuro, que se acerca al negro.

 

 

La pareja perfecta: Rodillos y cilindros

 

Para entender bien cómo funciona las máquinas de impresión, primero hay que entender de qué están formados estos dispositivos de gran tamaño, y básicamente están compuestas por rodillos, cilindros, y placas.

¿Por qué esta impresión se llama offset? Porque la impresión es realizada de manera indirecta. Primero, los rodillos mojan las zonas que no tendrán imagen, porque así consiguen crear una capa que va a evitar y repeler la tinta. Los siguientes rodillos, aplican la tinta en las zonas de la imagen, con el motivo y la forma del producto. Pero ni siquiera estos últimos rodillos aplican la tinta directamente en el papel, si no que entintan el cilindro offset, y este último, en el papel.

 

 

El producto final

 

Cuando los productos ya están impresos, tienen que ser preparados, ¿cómo? Pasando a la última parte de la imprenta: la zona del acabado

Lo primero de todo, los productos tienen que ser cortados. Ya sea porque tienen las esquinas redondeadas, como el ejemplo de las Tarjetas de Visita, o sean Folletos Dípticos, siempre hay que cortar márgenes que sobran, incluso separar unos de otros. Después pasan a recibir el toque final, aquel acabado elegido por el cliente: plastificado, brillo, mate, acabado aterciopelado… aquello que se tenga que aplicar que el cliente pidió.

Aquí no acaba todo, aún está la zona de embalaje, donde cada producto tiene su propio paquete y su particular manera de ser embalado, porque debe estar acondicionado para ser resistente a posibles situaciones del envío, siempre asegurando la calidad.

 

 

Cuando ya se tienen los productos finales impresos, los productos salen de la imprenta (fábrica), y, en el caso de 360imprimir, son enviados para la distribuidora, pero siempre enviando un ejemplar a las oficinas, para que los encargados de revisar la versión final, den el visto bueno, asegurando que el producto que va a recibir el cliente, está en línea con sus expectativas.

Después es solo recibir noticias del cliente de que el producto llegó a tiempo, en condiciones, y esperando que quiera repetir la compra. ¿A qué esperas para experimentar uno de nuestros productos? ¡Solo para ver que merece la pena!

¿Esta Entrada fue útil? Si No
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario