Consejos sobre cómo realizar un buen proceso de selección

En un mundo donde cada vez hay más empresas, dar a conocer un proceso de contratación no es así tan fácil. Según una noticia publicada en los medios, solo un 25% de las ofertas de trabajo llegan a la población que está buscando trabajo activamente.

Pero más importante aún que el hecho de comunicar este proceso de contratación, es no realizar una selección apropiada del personal desde el Departamento de Recursos Humanos.

Primer consejo:  Ten siempre presente que las personas que elijas para formar parte de la empresa, son las que van a formar parte del presente y decidir sobre el futuro de la misma.

Pero aquí no quedan los consejos, nuestro equipo de Recursos Humanos nos han dado una serie de pasos a seguir para contratar a la persona idónea, y construir una marca fuerte y con futuro prometedor.

 

 

Define el perfil de la persona que estás buscando:

 

Identifica los requisitos y responsabilidades propias del puesto de trabajo que quieres cubrir. Una vez que tengas esto claro, define que conocimientos, habilidades, experiencias y destrezas son necesarias para realizar ese trabajo de manera eficaz, y por último, las características psicológicas que el candidato ideal debería tener.  Estos son algunos ejemplos:

  • ¿Tiene conocimientos técnicos?
  • ¿Valores?
  • ¿Sabe idiomas?
  • ¿Trabajo en equipo?
  • ….

Una vez que esto ya está listo, habrá que pasar a la fase operativa.

 

 

Búsqueda y convocatoria

 

Este es el momento en el que empieza la búsqueda y el contacto con los futuros postulantes, aquellos que encajen en lo definido anteriormente.  En este punto hay dos maneras de realizar el trabajo:

  • De manera activa: Será el equipo de recursos humanos el que busque a los candidatos, a través de las redes sociales con los nuevos métodos de reclutamiento 2.0.
  • Reclutamiento pasivo: Vamos a hacer que los candidatos lleguen a ti, ¿cómo? Publicando anuncios o avisos, por ejemplo, en las redes sociales de la empresa (LinkedIn es una buena red para publicar ofertas de trabajo). Páginas web de empleo, agencias de trabajo, a través de la competencia, consultoras de recursos humanos, noticias de medios impresos y radio, los propios trabajadores… ¡donde más lejos llegue mejor!

 

Deberás esperar la recepción de candidaturas, y las respuestas de lo que haya buscado tu equipo de manera pasiva.

 

 

Pre-evaluación – Pre-selección

 

Esta fase es la que menos tiempo tarda, y, si se tienen bien definidos los objetivos de la primera fase, hasta será fácil. Entre todos los currículums y personas que tengas en tus manos, deberás hacer esa “criba” de aquello que no se adapte a lo que estás buscando. Recuerda que hay gente de todo tipo, y puede ser que no sea lo que estás buscando. Intenta hacer búsquedas de los perfiles en redes sociales, para saber que no están exagerando algo que no son, o para saber más del posible candidato.

 

 

Pruebas

 

Los candidatos que pasaron el primer descarte de currículums, deben pasar una serie de pruebas, dependiendo del puesto de trabajo y de los requisitos que busquéis. Es aconsejable por lo menos poner una prueba antes de la entrevista personal: Un test de Excel, test psicotécnicos, juegos de rol en grupo… Son ejemplos, pero cuanto más original y variado mejor. No consiste en aburrir al candidato con procesos de selección interminables, pero si, por un lado, darles a entender que es algo serio, y por otro lado, encontrar con esas pruebas información deseable para el puesto de trabajo.

 

 

Entrevista

 

Pasadas estas pruebas, ya no debes tener muchas personas a las que entrevistar (o ese era el objetivo, hacer un descarte), lo que es bueno porque el tiempo es valioso, y no querrás que tus trabajadores de recursos humanos pasen los días encerrados en salas haciendo entrevistas… ¡por eso aconsejamos las pruebas primero!

 

A la hora de hacer la entrevista es importante siempre mirar a los ojos al candidato, y observar el lenguaje corporal para intentar descubrir de manera directa sus habilidades y su experiencia. Además de las preguntas básicas para el puesto, y las relacionadas con la experiencia, aconsejamos realizar algunas preguntas que harán pensar un poco más a tu candidato, y podrás verle en una situación de decisión:

  • Si pudieras diseñar el trabajo ideal para ti, ¿cuál sería?
  • ¿Cómo describes a tu supervisor actual?
  • ¿Cuáles son las 3 cosas que más te gustan de tu anterior trabajo?
  • ¿Cuáles fueron tus mayores logros empresariales?
  • ¿Qué puedes ofrecer a la empresa de diferente?
  • ¿Cómo estructuras tu tiempo?
  • ¿Cómo te ves de aquí a 5 años?

 

Cuando ya hayas tomado la decisión, y hayas decidido contratar al candidato o candidatos perfectos, presenta la propuesta e indica bien las fechas y horarios de la incorporación.

 

 

Incorporación:

 

Es importante tener en cuenta que el trabajo de los Recursos Humanos no acaba aquí. La incorporación al trabajo es de los puntos más importantes a la hora de mantener un buen trabajador. Tiene que sentirse bienvenido y confortable, entender todo bien desde el inicio y deberás estar abierto a preguntas y dudas. Preséntale bien a todos los compañeros, así como los diferentes departamentos de la organización. Infórmale sobre la cultura de la empresa y la manera de trabajo diaria.

No olvides dar seguimiento a corto, medio y largo plazo, para estudiar la satisfacción de tus empleados, y valorar el desempeño.

 

 

 

¿Esta Entrada fue útil? Si No
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario